Solicita la subvención UE para la rehabilitación de la vivienda
SABER MÁS
Contacto

El Passive House y la revolución energética

En este artículo os queremos presentar el concepto Passive House o Casa Passiva y cómo aplicar sus principios para construir un edificio nuevo, o reformar uno existente.

El estándar Passive House o Casa Passiva se utiliza para definir aquellas construcciones que son energéticamente eficientes, son saludables y también son asequibles tanto en su construcción como en su vida útil.

¿Qué se entiende por energéticamente eficientes?     

Las construcciones Passive House son capaces de reducir el consumo de climatización (calefacción y/o refrigeración) hasta en un 75-90% y por tanto reducir las facturas mensuales de consumo energético.

¿Qué estrategias se deben emplear para alcanzar este objetivo?

El estándar Passive House sigue 2 principios básicos sobre los que asienta sus bases, más conocidos como "SET OF SOLUTIONS":

1. ESTRATEGIAS PASIVAS TRADICIONALES

a. Orientación: La correcta orientación del edificio, con el fin de obtener ganancias energéticas en invierno y protegernos del exceso de ellas en verano nos garantiza minimizar la necesidad de climatización, ya sea calefacción o refrigeración y por lo tanto reducir el consumo energético. Una buena orientación del edificio nos va a permitir garantizar una ventilación cruzada que en verano nos va ayudar a refrigerar y conseguir una temperatura interior óptima por las noches.

b. Protección solar: Con el fin de minimizar la radiación solar no deseada, (sobre todo en verano) en el interior de los edificios y asegurar el confort se utilizan elementos de protección solar que pueden ser fijos (pérgolas, porches, lamas,...) o móviles (toldos, persianas,...)

c. Aislamiento térmico e inercia térmica: Toda la envolvente del edificio (fachada, cubierta, cimentación, ventanas) debe garantizar un nivel de aislamiento capaz de reducir en un 75-90% el consumo de energía del propio edificio. Este aislamiento debe ser continuo y evitar puentes térmicos. Aparte de la capacidad de aislamiento de los elementos constructivos respecto al exterior también se debe tener en cuenta que los materiales utilizados sean capaces de almacenar la temperatura y aportar esta temperatura al interior en momentos que haya bajada de temperatura, favoreciendo la reducción de la necesidad de climatización.

d. Hermeticidad al paso del aire: Las casas pasivas deben garantizar el control de paso del aire incontrolado y viento de exterior a interior evitando así temperaturas interiores no estables y por lo tanto ocasionado disconfort. Se debe garantizar que la estanqueidad en el aire cumple 0,6 renovaciones aire /hora ( a 50 Pa de presión)

e. Compacidad: A mayor compacidad del edificio menor demanda energética.

f. Conceptos pasivos singulares: Introducción de sistemas singulares que contribuyen a la reducción del consumo energético a la vez que se aumenta el confort térmico. (muro trombe, torre de viento, chimenea solar,...)

2. ESTRATEGIAS ACTIVAS

a. Ventilación mecánica con recuperador de calor: Sistema de ventilación que asegura la calidad del aire interior a través de una extracción del aire viciado en las estancias húmedas (cocina, baños, lavaderos,.. y aportación de aire nuevo filtrado a las estancias secas (dormitorios, salas, comedor,...). En invierno se aprovecha la temperatura del aire que se extrae para, mediante el intercambiador térmico, calentar el aire nuevo que proviene del exterior para que este aire limpio entre a temperatura similar a la temperatura que hay en el interior. En verano pasaría igual, pero enfriando el aire exterior aprovechando la temperatura del aire que se extrae.

b. Climatización: En edificios Passive House las instalaciones de climatización son de menor potencia, ya que las implantaciones de las soluciones pasivas garantizan la minimización del consumo energético. De hecho el gasto energético está limitado a:

i. Demanda de calefacción y refrigeración : 15Kwh/m2 año

II. Carga de calefacción 10W/m2

Se debe aplicar siempre los principios básicos pasivos para garantizar la demanda energía primaria no renovable (ER): 100kWh/m2 y una vez implantadas todas las estrategias pasivas es cuando se aplicarán las estrategias activas.

¿Cuáles son los beneficios que aporta un edificio Passive House?

Como ya se ha comentado anteriormente, un edificio pasivo nos garantiza, si se hace un uso correcto del mismo, reducir en consumo energético y por tanto un ahorro económico en las facturas mensuales energéticas.

Directamente relacionado con el punto anterior vemos cómo un edificio pasivo reduce las emisiones de CO2, ya que consumen entre un 75-90% menos de energía.

También garantizamos una mejor salud en el interior de las viviendas gracias a la renovación del aire interior controlado y filtrado, mejor confort térmico y acústico gracias a la envolvente aislada.

Durabilidad de los materiales como consecuencia de la eliminación de las condensaciones intersticiales en la envolvente.

Actualmente, el incremento de precio de construir un edificio pasivo vs convencional es del 5-10% más, no obstante esta inversión inicial se ve amortizada a corto plazo en el uso del edificio al tener poca gasto energético, cosa a tener en cuenta con los precios de los suministros de hoy en día. Si a todo lo que se ha comentado anteriormente, también añadimos el uso de energías renovables esta amortización será antes y nuestro ahorro, una vez amortizada la inversión inicial será mayor, haciendo que la dependencia de los suministros (electricidad-gas) sea muy pequeña.

Con la normativa estatal de aplicación actual para construcción de nuevos edificios, el Código Técnico de la edificación ya se exige que los edificios sean de consumo energético casi cero, pero sus condicionantes no son tan exigentes como los del Passive House, por este motivo en la actualidad la diferencia de precio en la inversión inicial al construir un edificio pasivo vs un edificio convencional es tan pequeña.

Un edificio pasivo se puede construir con cualquier sistema constructivo, no hay limitaciones al respecto, pero si que se debe escoger el mejor sistema constructivo para cada edificio teniendo en cuenta los requisitos del cliente, ya sean utilización de materiales reutilizables, conseguir grandes luces estructurales para garantizar espacios abiertos, poco grueso del envolvente,...

Un edificio puede ser pasivo si es de nueva construcción o si es objeto de una rehabilitación de un edificio existente, los condicionantes que marca la norma para conseguir un edificio pasivo de un edificio existente son diferentes que si es de nueva construcción, (ya nombrados anteriormente):

a. Demanda de calefacción : 25Kwh/m2 año

b. Demanda energía primaria no renovable (ER): 120kWh/m2

c. ≤ 1 renovaciones aire /hora ( a 5o Pa de presión)

Si estás interesado en construir un edificio pasivo, o rehabilitar uno existente y tienes más dudas, ponte en contacto con nosotros para que te podamos informar con más detalle. Únete a la revolución energética!!

(* imágenes extraídas del libro de Micheel Wassouf "De la casa pasiva al estándar Passivhaus")

Etiquetas
Compártelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © Arquitetura Sincera
crossmenu